_DSC5087 copia

_DSC5099 copia

_DSC5249 copia

_DSC5136 copia

_DSC5173 copia

_DSC5135 copia

_DSC5151 copia

_DSC5141 copia

_DSC5190 copia

_DSC5205 copia

_DSC5199 copia

_DSC5169 copia

_DSC5221 copia

_DSC5149 copia

_DSC5159 copia

_DSC5219 copia

_DSC5122 copia

_DSC5218 copia

_DSC5196 copia

_DSC5195 copia

_DSC5204 copia

_DSC5148 copia

_DSC5208 copia

_DSC5192 copia

_DSC5164 copia

_DSC5248 copia

Chefchaouen

La ciudad azul

Justo en la entrada a la cordillera del Rif, al Norte de Marruecos se encuentra la ciudad de Chefchaouen. Es una ciudad con una particular característica: toda su medina es de color azul y blanca. Según sus habitantes el azul espanta a los mosquitos mientras que el color blanco rebota la luz, suavizando así las altas temperaturas.

Fue fundada en 1471 en el emplazamiento de una pequeña población bereber. Su población original estuvo compuesta sobre todo por exiliados de al-Ándalus, tanto musulmanes como judíos, razón por la cual la parte antigua de la ciudad tiene una apariencia muy similar a la de los pueblos andaluces, con pequeñas callejuelas de trazado irregular y casas encaladas 

 

Chefchaouen está construida sobre un pequeño valle. La parte más antigua de la ciudad crece hacia lo alto de la montaña, y en el punto más alto se encuentran los manantiales de Ras al-Ma. El centro de la ciudad es la plaza de Uta al-Hammam, en la que se encuentra la alcazaba y una mezquita con una torre de base octogonal. Otro punto emblemático de la ciudad es la Mezquita de los Andaluces. La ciudad nueva se ha construido más abajo de la ciudad antigua.