_DSC0424

_DSC0443

_DSC0042

_DSC0450

_DSC2254

_DSC0416

_DSC2218

_DSC2256

_DSC0430

_DSC0046

_DSC0047

_DSC0420

_DSC0369

_DSC0399

_DSC0049

_DSC0458

_DSC0419

_DSC0408

_DSC0415

_DSC0344

_DSC0413

_DSC9989

_DSC0411

_DSC0397

_DSC0383

_DSC0387

_DSC0378

_DSC0370

_DSC0345

_DSC0330

_DSC9993

_DSC0520

_DSC9999

_DSC9978

_DSC9976

_DSC9971

_DSC9953

_DSC0463

_DSC0471

Paisajes del Himalaya

Nuestro planeta posee maravillas únicas que, por suerte, aún no han sido destrozadas por el hombre. Una de estas perlas que aún conservamos es la cordillera del Himalaya y, por supuesto, sus paisajes y los pequeños pueblos que se han situado en sus alrededores.

A veces nos olvidamos de la suerte que tenemos. Estamos tan acostumbrados a vivir en la Tierra y a contemplar sus paisajes que pasamos por alto el hecho de que son una verdadera maravilla, un regalo que merece ser cuidado y que en algunas ocasiones estamos maltratando injustamente. Nuestras grandes ciudades son, por supuesto, una obra de arte compuesta por rascacielos, inmensas calles y lugares con encanto, pero la naturaleza sin edulcorar es quizá mucho más espectacular que la más colosal de las metrópolis.

Sin duda alguna, una de las grandes maravillas naturales de nuestro planeta es la cordillera del Himalaya. Un misterio para muchos, el lugar para encontrar la felicidad para otros. Cuatro países (Bután, China, Nepal e India) se unen en medio de unos paisajes que dejan sin habla incluso a los menos impresionables. Culturas dispares, únicas todas ellas y ricas como pocas se instalan allí, en el paraíso terrenal.

Estas fotografías fueron tomadas en el extremo noroeste de la India, siguiendo el curso del río Indo hasta casi la frontera de Pakistán, dónde las dos grandes cordilleras de la tierra, el Himalaya y el Karakorum se abrazan.