10 consejos para la fotografía de Fauna


Si ha habido un género fotográfico que siempre me ha fascinado ese es sin duda alguna la fotografía de fauna y vida salvaje. Desde pequeño me quedaba boquiabierto con las imágenes de animales que veía en las revistas de National Geographic, libros y documentales.

Siempre pensé que tenía que ser la mejor profesión del mundo. ¡Viajar por todo el planeta tomando fotos de diferentes especies, conocer lugares increíbles y ser testigo de las maravillas de la naturaleza!

Después de haber investigado todo lo que he podido en este tema no sólo sigo pensando que es uno de mis géneros fotográfico favoritos si no que además para mí es el más gratificante y ha superado con creces todas mis expectativas.

Eso sí, he aprendido lo complejo y difícil que puede llegar a ser hacer fotografías de animales y lo importante de saber qué es lo que haces. Esto se debe principalmente a que careces totalmente de un control sobre ellos. No son cómo las personas o como un modelo que posa para ti de la manera que tú quieres. Son impredecibles, van y vienen a voluntad y tienes que estar siempre alerta para poder captarlos con la cámara. Además se requiere de una gran paciencia y voluntad ya que generalmente se pasan muchas horas a la intemperie esperando a que ocurran las imágenes.

No obstante, como siempre, el conocimiento nos permitirá adelantarnos, conocer sus comportamientos y prever situaciones en las que de otra manera no sabríamos que hacer.

Y por supuesto, la parte más importante de esta disciplina: la conservación. Siempre he creído en el poder de las imágenes para cambiar las cosas pero en este caso es incluso más fuerte. Todo cambia cuando comprendes que la la fotografía de naturaleza sirve para algo más que para obtener bellas imágenes: también sirve para para protegerla.

Una bella imagen puede emocionar a las personas y crear un sentimiento de ansia de protección en un mundo que se encuentra en un estado más frágil que nunca antes. Si protegemos la naturaleza no es sólo por el simple placer de hacerlo; es porque la necesitamos. Es un error enorme alejarse de ella, es nuestro mayor tesoro y sólo si aprendemos a amarla, comprenderla y preservarla tendremos oportunidades de prosperar. Sin ella no nos quedan opciones. Es nuestra mejor apuesta.

Aquí van algunos consejos que creo que pueden servir de algo al que quiera hacer fotografías del mundo salvaje.

1-Conoce al sujeto:

La fotografía de fauna se trata de mucho más que detalles técnicos como la apertura y velocidad de obturación (Que por supuesto hay que conocer). También va más allá de la tecnología que utilicemos. Para capturar la verdadera belleza de un sujeto, es esencial entender su comportamiento.

Lee libros y habla con naturalistas, biólogos, zoólogos o con expertos en la especie de animal que vas a fotografiar.

Si en tu ciudad hay algún especialista en el tema también puedes hablar con el, o pedirle consejos a través de correo electrónico. Generalmente estarán dispuestos a compartir sus conocimientos, siempre que seas respetuoso con los animales.

Los animales tienen pautas de comportamiento, generalmente predecibles. De manera que conocer bien la especie, su entorno y su hábitat nos permitirá captar con mucha más facilidad esas imágenes que tanto anhelamos.

A finales de agosto los leones marinos se reproducen en la bahía de Paracas, en la costa del Perú.

Además de investigar, el conocimiento se gana por experiencia. Con el tiempo, y a través de ensayo y error, entenderás algunas cosas, como el efecto que el clima produce en los animales.

El clima más frío o la nieve puede llevarlos hacia elevaciones más bajas, donde serán más fáciles de encontrar y fotografiar. Otros fotógrafos en tu área pueden compartir esta información contigo.Los guardabosques locales y otros expertos son un excelente recurso para el aprendizaje de las actividades de los animales.Hacer una búsqueda en Internet también te puede facilitar las cosas.

2-Ten paciencia:

Si algo se aprende fotografiando animales es a ser paciente. Los animales son esquivos por naturaleza, saben por experiencia que cuando hay personas cerca generalmente ellos no salen bien parados. Hay fotógrafos se se pasan horas, días, semanas, meses, e incluso años para poder conseguir una sola imagen. Eso sí, el resultado compensa todos los esfuerzos.

Así que animó, ármate de paciencia y ¡adelante!

Tardé dos horas en conseguir esta imagen que tenía en la cabeza

3-Espera lo Inesperado:

La vida salvaje no espera a que estés listo para hacer la fotografía. Tan pronto como llegues a el lugar, saca la cámara de tu mochila, enciéndela, retira la tapa del lente, y configura la exposición para la luz del ambiente. De esta manera, estarás preparado para cualquier cosa que pueda cruzarse en tu camino.

Te aseguro por experiencia propia que cuando no llevas la cámara encima ocurren las cosas más increíbles y ¡No quieres perdértelas!

Si te molesta llevarla todo el ato encima colócala de manera que tengas un rápido acceso a ella. Yo la llevo colgada a un lateral de manera que cuando llegué el momento sólo tengo que hacer un giro y en un segundo la tengo en mis manos.

Si hubiese tardado un segundo más en coger la cámara habría perdido esta imagen.

4-Busca la acción:

Esta muy bien hacer fotos descriptivas de los animales y su anatomía pero si además de esto captamos su comportamiento esto será un plus a la hora de documentar la especie y aprender sobre ellos. Los animales cazan, corren, trepan, reptan, nadan... todo ello es importante plasmarlo para tener un estudio completo de la especie. Además le dará dinamismo y vida a la imagen.

Una opción es poner la cámara en modo ráfaga si lo tiene y de esta manera tendrás más posibilidades de capturar la imagen que buscas.

Fotografié este pelícano peruano zambulléndose en el agua en busca de arenques, justo en el momento idóneo. Es una toma de una ráfaga de 6 fotografías por segundo.

5-Se lo más discreto posible:

La única manera de captar con precisión el comportamiento auténtico de los animales salvajes es no ser una distracción.Actúa en silencio, mézclate con el entorno y observa pacientemente. Ten cuidado con los ruidos de la cámara y los flashes que pueden perjudicar tu capacidad de ser discreto. Tienes que ser como un ninja. Cuanto más sigiloso seas, mejor serán tus posibilidades.

Además muchas veces los animales no estarán acostumbrados a la presencia humana y el ruido o el movimiento puede llegar a estresarlos y ponerlos en tensión pensando que se trata de un depredador.

Tu discreción marcará la diferencia en tus fotografías.

Un invento muy peculiar para ganar discreción en este tipo de fotografía son los famosos hides. Habitáculos a modo de tienda de campaña con redes de camuflaje que nos permitirán camuflarnos sin ser detectados. Convendría ir con unos días o incluso semanas de antelación y dejar el hide instalado para que la fauna se acostumbre a su presencia. También los hay para fotografiar en el agua

6-Invierte en un buen equipo:

Bien es sabido que la fotografía es una afición o profesión cara. Esto es más cierto aún en la fotografía de fauna. El equipo bueno generalmente es costoso debido a que es muy especializado y no nos conviene escatimar en gastos en este aspecto, ya que al igual que es cierto que son caros, también es cierto que el buen material es para toda la vida y de muy buena calidad.

Generalmente el tipo de lentes que más se usan en fauna son teleobjetivos o superteles dependiendo del tipo de fotografía que queramos hacer y las especies que vayamos a fotografíar. Normalmente al acercarse a los animales, estos huyen de manera que necesitaremos un objetivo que nos permita acercarnos sin estar allí.

El 70-200mm se utiliza mucho para sujetos que están relativamente cercanos, pero tiene un alcance suficiente para poder captarlos sin que se asusten. A partir de ahí el rango crece pasando desde los 200-400mm un 500mm hasta un 1000mm. Básicamente es como un telescopio terrestre.

El 70-200mm VR de Nikkor

En el caso de que no tengamos presupuesto podemos adquirir un teleconvertidor que aumentará el rango focal de la lente de 2 a 4 veces. (Si se hace es importante comprar los que tienen el contacto electrónico, de otro modo perderémos en enfoque automático)

Hay que tener en cuenta que los teleobjetivos por norma general y debido a su construcción restarán más luz que los objetivos normales de manera que si tuviésemos un 500mm 3.5 podríamos considerarlo luminoso y si tenemos un 70-200mm 2.8 somos unos privilegiados.

Un catadioptrio de 500mm. Una vez use uno de estos ¡conseguí una foto de la luna increíble!

Un 1000mm 4.5. Podríamos considerar que es una lente luminosa para su rango focal. Se utiliza mucho para fotografiar aves en la lejanía.

Si te fijas en la fotografía anterior comprobarás que algunos objetivos son tan pesados que necesitarán su propio punto de apoyo. En estos casos se utilizará un monopié o un trípode especial. Todo con el fin de conseguir estabilidad en la imagen.

¡Recuerda que en los teleobjetivos la trepidación de la imagen se notará mucho más que en los estándar!

Yo optaría por es esta opción siempre que se pueda , incluso ya con el 70-200mm veo poco factible trabajar sin trípode en ciertas situaciones. En cuanto a los estabilizadores de imagen yo prescindiría de ellos, al fin y al cabo son un juego de cinco lentes flotantes dentro del objetivo que restarán calidad a la luz que los atraviesa y por lo tanto a la imagen final.

El pelícano peruano es capaz de alcanzar los 60km/h

En el caso de que lo que te interese sea la macrofotografía y el mundo de los insectos entonces necesitarás unos objetivos especiales para esta finalidad. Una lente fija de por ejemplo 180mm sería perfecta ya que te permitirá trabajar a una distancia aceptable del sujeto. Un 105mm no te permite alejarte demasiado de manera que corres el riesgo de ahuyentarlo .En otro post más adelante trataré este tipo de fotografía más en profundidad.

7-No te Olvides del Entorno:

No es bueno fotografiar sólo con focales largas todo el tiempo, donde el marco esté lleno sólo con el sujeto. Necesitas mostrar el entorno. Retrocede y usa lentes gran angular para dar a los espectadores una sensación de dónde viven los animales, esto puede poner un poco de contexto y ayudar a mejorar la composición de la fotografía.

Un macaco en las inmediaciones del templo de Swayambunath, en kathmandú,Nepal

8-Respeta a los animales.

Es muy importante que cuando vayamos a fotografiar animales seamos respetuosos tanto con ellos como con su entorno. No intervenir en sus vida y dejar que hagan lo que tienen que hacer: sobrevivir. Debemos ser meros espectadores y si para conseguir una foto tenemos que manipular o modificar el comportamiento de un animal es preferible no hacerla.Intentar no estresarlos ni molestarlos.

Un martín pescador en las inmediaciones del Lago Titicaca, Perú

A su vez es importante respetar su hábitat. No dejar comida ni basura en el entorno. Esto podría llevarlos a modificar su dieta y otros problemas que a la larga se pueden convertir en uno mayor. La naturaleza es un frágil equilibrio que a veces pende de un hilo de manera que si simplemente nos apartamos y dejamos que las cosas sigan su curso minimizaremos el daño.

Existen incluso codigos éticos como el de AEFONA (Asociación Española de Fotógrafos de Naturaleza). Esta asociación sin ánimo de lucro fundada en 1993 ofrece esta declaración de principios básicos para la práctica de esta actividad elaborados con el fin de instar a todos sus socios y seguidores a que lo asuman como un compromiso personal. Podéis encontrar el manifiesto en su web.

Aves sobrevolando el lago Argentino, El Calafate (Patagonia Argentina)

9-Busca la originalidad:

Al igual que en cualquier otro tipo de fotografía, en fauna la originalidad y la creatividad son importantísimas, además están muy valoradas a nivel editorial.

Apréndete la regla de los tercios y todas esas normas que se deben conocer y atrévete a romperlas. Experimentar es imprescindible, y aunque al principio no obtengamos resultados, con el tiempo (quizá cuando menos te lo esperes) deberían llegar. Busca la manera de retratar a un animal de un modo diferente al que lo hace todo el mundo. Disfrutarás y aprenderás muchísimo.

Un ánade cruzando las campiña inglesa en las inmediaciones de Bristol.

Un valiente escalador rapelando un tallo

Una vaca saboreando el entorno en la ciudad de Rishikesh, India.

10-Fotografía animales en el entorno humano:

Las ciudades y los entornos urbanizados han acabado convirtiéndose en hábitats para muchas especies hasta el punto que desarrollan toda su vida en este entorno. Busca imágenes en las que el vínculo entre seres humanos y animales se haga visible. Muestra como formamos parte de lo mismo y convivimos juntos.

Un macaco aprovecha la comida que dejan los fieles en el templo budista de Sayambunath, en la ciudad de Kathmandú (Nepal)

Una vaca mastica un toldo en la ciudad de Rishikesh (India)

Un barco abandonado sirve como plataforma flotante para una colonia de Pelicanos en la costa de Paracas, Perú.

Por último te dejo aquí una pequeña galería de fotos con algunas imágenes que he tomado este año y te animo a que pruebes a fotografiar la fauna. No tienes por qué irte lejos, seguro que cerca de dónde vives hay muchos animales que fotografiar. Al fin y al cabo vivimos en un lugar con una increíble biodiversidad.

Un abrazo y ¡a seguir haciendo fotos!

¡Nos Vemos!

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square