10 Consejos para la fotografía macro


¿Eres paciente, curioso, entusiasta, amante de la naturaleza y de las pequeñas grandes cosas que nos regala? Entonces la fotografía macro te va a encantar. Si aún no has sucumbido a sus encantos, espero que después de este post lo hagas. Es una técnica fascinante que nos permite ver mundos increíble que por lo general pasan desapercibidos a nuestros ojos. ¡Vamos allá!

¿Qué es la fotografía macro?

Básicamente es la capacidad de obtener imágenes grandes de elementos pequeños, ya sean animales u objetos. Se dice que para que una fotografía se considere macro, la relación de tamaño entre lo fotografiado y la imagen que de él se proyecta en el sensor, debe corresponderse en relación de 1 a 1; es decir, deben tener el mismo tamaño en la realidad que en el sensor.

1-El material:

Hay numerosas opciones para conseguir realizar una fotografía macro y, como casi todo en fotografía, puedes gastarte muy poco o gastarte mucho. Eso siempre dependerá de tu presupuesto y de lo que te acabe interesando la fotografía macro, ya que hay tantos sistemas para conseguirla como precios. Veamos algunos:

Objetivo macro:

Es el sistema más recomendable ya que es el más sencillo además del que proporciona mejores resultados de forma general. Son específicos para fotografía macro, y tienen diferentes distancias focales: cortas (30mm a 50mm), largas (60mm a 105mm) o teleobjetivos macro (150mm a 200mm). Normalmente, a mayor focal, más lejos podrás estar situado para fotografiar a tu sujeto (lo mismo que con una lente no macro), lo que es muy útil. La parte negativa, es que a mayor focal, más precio.

Anillos inversores:

Una solución más económica que los objetivos macro se basa en girar el objetivo (seguro que ya lo has probado alguna vez ) lo que permite un acercamiento similar al que consigues con un objetivo macro. Los anillos unen la parte frontal de tu objetivo con el cuerpo de tu cámara. La parte negativa es que perderás el control de la cámara (enfoque, diafragma, etcétera) y la positiva es que podrás obtener muy buenas imágenes macro por muy poco dinero. En este caso, a menos focal; más aumento.

Lentes de aproximación:

Son una opción barata para iniciarse en la fotografía macro. Se colocan como un filtro en el objetivo de tu cámara, y sirven para aumentar la imagen (como una lupa). La parte negativa es que suelen ser de baja calidad, creando aberraciones y distorsiones en la imagen. La parte positiva es que te permitirán comprobar si lo que sientes hacia la fotografía macro es algo pasajero (por lo que no vale la pena gastarse nada más) o es realmente lo tuyo. En ese caso, no lo dudes, empieza ahorrar para un buen objetivo macro.

Tubos de extensión:

Los tubos de extensión son otro sistema muy económico para lograr imágenes macro. Se enroscan directamente entre el cuerpo de la cámara y el objetivo, y su función es aumentar la focal de nuestro objetivo, permitiéndonos mayor acercamiento. Los hay de dos tipos: unos mantienen conexión con la cámara y los otros no, por lo que te obligan a trabajar totalmente en manual (enfoque, exposición, etcétera). Evidentemente, los primeros son más caros que los segundos.

Trípode:

A menos que quieras limitar la toma de tus macrofotografías a los ambientes controlados de unas cuatro paredes, lo ideal sería un trípode que reuniera las siguientes características:

  • Robusto y pesado: Sí, terrible cuando te has aficionado a la fotografía macro exterior, pero muy necesario, ya que la robustez de un trípode lo hace menos vulnerable a los imperceptibles movimientos del viento o de otros factores

  • Con columna central extraíble: Te permitirá tomar imágenes a ras de suelo.

  • Patas que permitan variar el ángulo de forma individual: Te será muy útil para salir al exterior, ya que casi nunca los terrenos que te vas a encontrar son perfectamente planos. Al contrario, la mayoría de veces te moverás entre rocas o maleza, por lo que este “detalle” te será muy útil.

  • Rótula de cremallera: Permite ajustar la posición de forma milimétrica (cosa que en macro puede suponer la diferencia entre foto y no-foto).

Disparador remoto:

La fotografía macro es tan delicada como esos pétalos de flores o esas hormigas que tanto te gusta retratar. El más leve movimiento o vibración puede echar a perder tu imagen, por lo que es casi imprescindible que te hagas con un disparador remoto. No todo es apretar el obturados, tienes muchas otras formas de disparar una foto y mucho menos dañinas para tu imagen

Bote pulverizador

Sí, no pongas esa cara de sorpresa, ¿Sabes lo bonitas que pueden ser unas simples gotas de rocío en una hoja en versión macro? Y, ¿Qué forma más sencilla de encontrar rocío en el lugar que quieres que llevarte un bote pulverizador con agua para crear hermosas gotas de agua donde tú prefieras?

2-Configuración de la cámara:

Lo más importante en fotografía macro es obtener un buen enfoque de nuestro protagonista. También es lo más difícil, porque un pequeño error milimétrico que en cualquier otra disciplina fotográfica pasaría desapercibido, en este caso nos supondría la pérdida de foco completo de nuestro centro de interés.

Live View

Muchas cámaras disponen de esta opción. Se utiliza mucho en fotografía paisajística y macro, ya que mantiene abierto el espejo para evitar el movimiento que se ocasiona durante la toma de una imagen al levantarse el espejo. Además, nos permite comprobar el foco a través de la pantalla “en vivo y en directo” para poder corregirla de forma muy precisa. El enfoque lo realizaremos de forma manual en la zona que queramos destacar.

Exposición

Como en cualquier imagen, la exposición es importante y la elección de un tipo u otro, vendrá muy ligado al resultado que quieras obtener. No está de más hacerte con un reflector si prevés salir a pasear buscando maravillosas imágenes macro. La gran mayoría de veces no podrás (o no deberías) mover a tu centro de interés, por lo que un reflector te ayudará a eliminar sombras o a re-dirigir la luz.

Modo manual

La fotografía macro está casi predestinada a funcionar en manual. Así podrás escoger la velocidad y el diafragma que te interese en cada imagen.

ISO

Puesto que dispones de un estupendo trípode para evitar que tu cámara se mueva lo más mínimo, lo ideal es que trabajes a ISO baja para mantener la calidad de tu imagen al máximo. No obstante, no es sólo tu cámara la que puede moverse, en exteriores tendrás viento o simplemente tu protagonista se moverá por su propio pie. Asegúrate de disparar a una velocidad suficiente para evitar que tu imagen salga movida. Si no dispones de suficiente luz, lo mejor será que “sacrifiques” algo de calidad de imagen y subas la ISO antes de que tu imagen salga movida.

3-¿Qué fotografiar y cómo?

Fondo

Puedes resignarte al que haya, puedes hacer piruetas y cambiar el punto de vista para obtener lo que quieres, o simplemente ayudarte con alguna cartulina de color. Aunque sean imágenes de poca profundidad de campo, el fondo sigue teniendo tanta importancia como en cualquier imagen, y debes vigilarlo con la misma atención.

Composición

Puesto que el enfoque en fotografía macro es tan exacto, las imágenes suelen basarse en un único centro de interés, del cuál muchas veces destaca una sola zona del mismo, ya que a menudo es difícil mantener todo el sujeto en foco. Imagínate si quisieras incluir a algún amiguito en la escena Casi imposible. Es por ello, que las imágenes son sencillas (dentro de su complejidad) competitivamente hablando. Hay pocos elementos distractores, por lo que le importancia de la composición cobra, si cabe, mayor importancia.

Las “normas” son las mismas que las que usamos en cualquier imagen, pero en este caso las que a mi parecer más deberías contemplar son:

  • Regla de los tercios

  • Proporción áurea

  • Espacio negativo

  • Ley de la mirada

Temática

Todo, absolutamente todo, es susceptible de acabar siendo una de tus maravillosas e increíbles fotografías macro, aunque bien es cierto, que hay unos temas que se prestan más y mejor a ser fotografiados en este estilo fotográfico:

  • Flora

  • Fauna (pequeña, se entiende )

  • Objetos cotidianos reconocibles (monedas, tornillos, cordones de los zapatos…)

  • Gotas de agua (Rocío)

Las gotas son un tema recurrente en fotografía macro

Lo maravilloso de la fotografía macro, es poder ver aquello que a simple vista no estamos capacitados a hacer. Es desvelar el misterio de las cosas pequeñas, es coger algo pequeño y darle una escala de gigante, es coger lo desapercibido y hacerlo importante. Y precisamente por ello, creo que una de las cualidades que debe tener una imagen macro, es que se reconozca lo que hay en ella.

4-¡Cuidado con el viento!

Uno de los principales inconvenientes de trabajar en el campo es el persistente viento. A pesar de que nos pueda parecer que existe una absoluta calma cuando miramos por el visor vemos como nuestra flor se mece de un lado a otro sin parar ni un instante.Para reducir en la medida de lo posible la vibración se puede utilizar la mochila, algo o el reflector que ampare a nuestro sujeto de la acción del viento.

Un recurso útil, barato y poco pesado lo constituye el uso de una aguja de calcetar gruesa y varias pinzas del pelo con las que abrazaremos el tronco de la plantita que deseemos fotografiar. Existen también pinzas específicas en algunas tiendas de fotografía. El invento consiste en dos pinzas unidas por un conjunto de conos de plástico, gracias a los cuales podemos ubicar a nuestro modelo donde precisemos.

5-Iluminación en macro:

La luz natural no siempre es la más apropiada para el trabajo de macro, aunque sus posibilidades artísticas son muy altas cuando es la adecuada. Por un lado su calidad, dirección, dureza y color dependen de la posición del sol y de la existencia de nubes.

En pocas ocasiones encontraremos un cielo parcialmente nublado que produzca una iluminación suave y poco contrastada.

Por otro lado y debido a la combinación de diafragmas cerrados y a la extensión que utilizamos en macro, es muy frecuente que la luz natural sea completamente insuficiente, ya que no siempre podemos incrementar el tiempo de exposición lo necesario para compensar estos diafragmas. Los animales suelen moverse y es raro que no exista algo de brisa que agite a las flores y a las plantas.Cuando la luz natural de que disponemos es insuficiente, o su dirección y calidad no son las idóneas se hace necesario el uso de fuentes artificiales de luz.

El flash electrónico es, sin dudas, la mejor opción en el trabajo de campo. Permiten una gran movilidad y combinan un relativo bajo precio con una poderosa fuente de luz, fácilmente orientable y ajustable.

6-Nitidez y profundidad de campo:

Por detrás y por delante del punto de enfoque existe una zona nítida que será mayor cuanto más cerrado sea el diafragma seleccionado (números f más grandes). Contrariamente al abrir el diafragma la zona de nitidez disminuye.

Esta zona de nitidez se reparte de forma simétrica por detrás y por delante del punto de enfoque con nuestros modelos de macro. Lamentablemente cuando trabajamos por encima de la relación 1:1 se producen fenómenos de difracción en las laminillas del diafragma que provocan una gran pérdida de definición al rodear de un ligero halo los detalles más finos.

Debido a este fenómeno es contraproducente cerrar mucho el diafragma. Podemos diafragmar hasta f:16 con una relación inferior a 2:1, f:11 e incluso f:8 entre las relaciones 2:1 y 4:1, por encima de estas relaciones es mejor no llegar a f:5,6. Esto para sensores Full Frame, si nuestra cámara es APS es mejor utilizar un valor inferior a cada uno de los propuestos. Pero no tengáis pena, ya que el menor tamaño del sensor compensa la profundidad de campo que perdemos por la difracción y de esta forma un f:11 en APS podemos decir que equivale a f:16 en una full frame.

7-Dos flashes mejor que uno:

En fotografía macro usaremos con mucha frecuencia diafragmas muy cerrados para conseguir la máxima profundidad de campo posible, si además trabajamos a la sombra para tener una luz muy suave y hemos montado anillos de extensión será necesario un tiempo de exposición muy prolongado, que puede ocasionar que la foto salga movida si el sujeto no es totalmente estático.

Otra alternativa es recurrir a sensibilidades altas que introducirán en mayor o menor medida una cantidad de ruido poco compatible con el grado de detalle que queremos conseguir. La mejor elección en estas situaciones es el uso del flash de mano.

Es recomendable que los flashes que utilicemos puedan ser controlados por la cámara (TTL). Esto nos evitará un sinfín de cálculos y mediciones y poder concentrarnos en la propia toma, en decidir el momento más oportuno para disparar y la mejor composición y no en los problemas técnicos de su empleo.

8-Composición:

Al principio nos conformaremos con que la toma se vea nítida, pero a medida que dominemos la técnica necesitaremos avanzar en temas de composición y estética. En este camino el fondo es imprescindible que sea tenido en cuenta. Un fondo inadecuado estropeará la mejor de las fotos.

A veces en necesario un pequeño cambio del punto de vista para que el fondo pase de ser de un azul celeste a negro, rojo o verde. Tenemos que buscar la mejor de las posibilidades para que el fondo contribuya a resaltar el sujeto en lugar de pelear con él. Si no encontramos un fondo adecuado puede conseguirlo con una cartulina situada adecuadamente.

Otros temas como la disposición de las líneas, la colocación de los elementos y sus tonalidades, puntos de interés… también es imprescindible tenerlos en cuenta, pero exceden el límite de un artículo sobre macro y son consustanciales al resto de especialidades fotográficas.

9-Flash anular:

Existen flashes denominados de anillo o anulares que se colocan en la parte frontal del objetivo y producen una iluminación homogénea y sin sombras, es muy adecuado para flores y mariposas, pero en superficies muy brillantes (ojos de anfibios, caparazones de insectos, agua...) producen unos reflejos circulares que a muchos fotógrafos nos parecen poco estéticos.

Su propia construcción produce una ausencia de sombras que conlleva una iluminación plana muy poco artística, por eso he dejado de utilizarlos a favor de dos o tres unidades de flash de mano. Están especialmente indicados para relaciones de ampliación muy grandes, donde el escaso espacio de trabajo puede provocar que sea imposible iluminar la escena de otro modo. Cuentan con la ventaja añadida de que suelen tener una pequeña bombilla que nos permite enfocar con mayor facilidad.

Los anulares funcionan mejor con objetivos de poca distancia focal, como el 60 mm. Con objetivos de mayor distancia focal la luz se vuelve más dura debido a su mayor distancia al sujeto. A cambio tendremos unos fondos mejor iluminados.

Si adquiere uno es suficiente con que compre uno con un número guía de 10-16, pues su distancia de trabajo es muy reducida, a no ser que quiera usarlo también para retrato, en ese caso convendría un flash con al menos el doble de potencia.

10-Practica en casa:

No te limites a las maravillosas excursiones a los prados a buscar bichos y flores. La fotografía macro requiere (como toda) de práctica y en casa tienes muchísimos motivos candidatos a ser una gran imagen. Además podrás realizar tus tomas de forma tranquila, sin viento, sin sombras, sin nada que interfiera entre tú y tu maravillosa foto. Cuanto más practiques, más fácil te será salir a hacer macro de exteriores y mejores resultados tendrás.

Toda esta información la he sacado de mi experiencia personal, de "El blog del fotógrafo" y de Fran Nieto, especialista en fotografía macro.
¡Anímate y pruebala!

¡Nos vemos!

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square