Cómo fotografiar la flora

 

La fotografía de naturaleza no son sólo paisajes y fauna. Las plantas y la vida vegetal también son un sujeto muy interesante para retratar. ¿Quién no ha intentado alguna vez retratar flores en algún parque o jardín cercano? Da gusto poder llevarnos “una copia” de la flor sin tener que arrancarla de su sitio. Sin embargo conseguir unas magníficas fotos capaces de realzar la belleza natural de la flor no es siempre asunto fácil. Es frustrante tener un bonito ramo de flores delante y no poder captar una sola foto mínimamente atractiva.

 

Como en casi todos los temas fotográficos, para la fotografía de flores existe una serie de reglas, trucos y consejos que te proporcionarán un resultado impresionante si los aplicas. En el post te enumero algunos consejos que podrían ayudarte:

 

1- Usa un trípode:

 

¿Has intentado alguna vez tomar fotos a una flor con la cámara cogida con las manos? Mal. Muy mal Fotografiar flores consiste básicamente en retratar los pequeños detalles de la planta. Para ello es absolutamente necesario conseguir la máxima nitidez posible, y trabajar con un trípode es “básico” para conseguir esa nitidez. Fotografiar directamente con la cámara en mano conlleva una serie de micro-vibraciones que estropean la nitidez de la foto. Así que recuerda: para fotografiar flores intenta siempre trabajar con un trípode.

 

 Con el uso de un trípode podrás resaltas los detalles más determinantes del sujeto sin que estos salgan trepidados.

 

2- Estudia el encuadre:

 

Antes de disparar pregúntate si es mejor encuadrar un plano muy cercano (por ejemplo debido a pequeños detalles de la flor que nos interesa retratar) o si un encuadre más amplio es más beneficioso (por ejemplo si queremos obtener una amplia perspectiva de la flor dentro del conjunto que la rodea). Una misma flor puede dar muchas posibilidades de encuadre, intenta dar con la más interesante.

 

El encuadre es clave a la hora de fotografiar la vida vegetal 

 

 

 

 

3- ¿Horizontal o vertical? :

 

La perspectiva del ojo humano es horizontal, así que las fotos tomadas horizontalmente nos parecerán muy “naturales” y agradables a la vista. Pero en ciertas ocasiones nos puede interesar fotografiar una flor en vertical. Fotografiar una flor verticalmente le da mucho más protagonismo a la flor, la hace parecer mucho más importante y singular.

 

 

 

4- Punto de vista:

 

El ángulo desde el que disparemos la foto influirá sin duda en la perspectiva y en la composición. No dispares desde cualquier ángulo porque sí. Antes de disparar experimenta, ve probando distintos ángulos y comprueba a través del visor si te gusta el encuadre. Incluso puedes ir disparando fotos y revisándolas hasta dar con el ángulo que más te guste. Prueba tirarte al suelo y disparar la flor desde un ángulo bajo, o desde arriba del todo enfocándote en los pétalos de la flor. Ve experimentando y encontrarás ángulos muy interesantes.

 

Un plano cenital como este nos puede revelar la geometría escondida en la naturaleza y sus formas. 

 Si te pones a nivel del suelo podrás conseguir puntos de vista mucho más interesantes y misteriosos y  unos bonitos efectos de desenfoque

 

5- El fondo:

 

Evita distracciones de fondo. Esto es un problema muy común en fotografía de flores, y lo peor es que muchos fotógrafos aficionados se quedan insatisfechos con la foto sin ser conscientes de que el problema se debe a esto. Siempre que hagamos fotos en exterior habrá un sujeto principal (nuestra flor) y una multitud de elementos de distracción que no sirven de nada y que lo único que consiguen es distraer al espectador. Necesitamos fotografiar la flor de un modo que enamore, que hechice. Hace falta captar la flor de un modo en que, cuando alguien contemple la foto, no se fije en nada más que en la flor. Tiene que ser el verdadero y único punto de atención. No interesa que detrás de la flor, a lo lejos, aparezca ninguna distracción en absoluto.

 

Te estarás preguntando ¿Y cómo consigo evitar estas distracciones?. Aquí tienes algunos métodos:

  • Aparta las distracciones si son fáciles de apartar (una bolsa vacía de pipas, una silla, un balón, zapatos, etc.).

  • Si no puedes apartar el elemento no deseado, cambia de ángulo de disparo, esto hará que el fondo detrás de la flor cambie.

  • Juega con la distancia focal de objetivo (zoom) hasta encontrar una posición en la que no aparezcan más distracciones.

  • Mueve la flor con la mano, un poco, y con mucho cuidado.

  • Difumina el fondo reduciendo la Profundidad de Campo.

El desenfoque del fondo nos permitirá central la atención en la planta. 

 Con un desenfoque intenso podremos desdibujar el fondo hasta convertirlo en una  forma abstracta.

6- Jugar con la Profundidad de Campo:

 

La profundidad de campo es la zona enfocada de la foto. Si no estás familiarizado con este concepto te invito a echarle un vistazo a este artículo donde te lo explico de un modo muy sencillo (e incluso te explico cómo controlar la Profundidad de Campo en tu cámara réflex)
Tengo que confesar mi amor por las fotos en donde la profundidad de campo es muy pequeña, donde la zona enfocada es extremadamente mínima. Normalmente esto, aplicado a la fotografía de flores, produce unos resultados exquisitos.

 

Tener un correcto conocimiento de la profundidad de campo nos permitirá desenfocar el fondo mientras dejamos la planta enfocada.

 

7- Utiliza un objetivo Macro: 

 

Una flor es un sujeto ideal para cualquier objetivo Macro. Generalmente con un objetivo normal no podrás enfocar a una distancia inferior a 50cm (aprox.), pero gracias a este tipo de objetivos Macro podrás enfocar a distancias realmente pequeñas, pudiendo resaltar todos los detalles pequeños del cuerpo de la flor. Si te interesa la fotografía macro puedes echar un ojo a uno de mis antiguos post acerca de este tema.

 

 

8- Haz fotos durante el amanecer:

 

Créeme, si pruebas fotografiar flores durante el amanecer una sola vez ya no vas a querer fotografiarlas en otro momento del día nunca más 😉 Hacerlo por la mañana temprano ofrece 3 ventajas principalmente:

 

1) Suele hacer menos viento por las mañanas y por consiguiente la flor está mucho más estable

 

2) Los colores del cielo son mucho más atractivos durante el amanecer

 

3) El fotógrafo que se levanta por la mañana temprano a fotografiar flores se encuentra con un agradable premio llamado “rocío”, el cual mejora sustancialmente el aspecto de la flor.

 

Las primeras luces de la mañana son las mejores para capturar esa atmósfera cálida que tan bien se ve en la vegetación.

 

Durante la noche y con las primeras horas de la mañana se genera el rocío, debido a la condensación que dotará a nuestras imágenes de una belleza particular.

 

Esta fotografía fue tomada un atardecer de la primavera en las inmediaciones de Bristol, en Inglaterra. A veces también es un buen ejercicio abrir el encuadre y capturar un conjunto de plantas de manera que seamos testigos del hábitat que crean todas juntas.

 

Una gota de rocío resbala por las hojas de un pino con la primera luz de la mañana. 

 

 Al ponerse el sol, la luz atraviesa los pétalos de las flores saturando su color y dándoles un aspecto más vivo.

 

9- Fotografía la vida:

 

Las plantas y la vegetación suponen un ecosistema para millones de insectos, arácnidos y otros animales. Intenta conseguir imágenes en las que se aprecie la vida que aflora en las propias plantas y cómo se genera una simbiosis perfecta entre éstas y sus habitantes.

 Una abeja recolectando el pólen de una planta en la campiña inglesa, en una tarde de primavera.

 

 A veces los pequeños insectos se mimetízan con las plantas para camuflarse y pasar desapercividos ante sus presas.

 

 Esta fotografía la tome al comienzo de la primavera en pleno despertar de la flora.

 

 Una araña ha encontrado el lugar perfecto para depositar sus huevos bajo la hoja de una planta.

Consejo Extra: 

 

No salgas de excursión fotográfica con tu pareja, no vayas con tu primo, no vayas con tu madre, no vayas con el abuelo, no vayas con tu amigo más íntimo. Ve solo.  No te rías, va en serio. Dedicar un rato a hacer fotografía de flores y salir con un amigo o conocido no son compatibles. Tu acompañante se aburrirá, se cansará, se hartará de esperarte tanto. Tú, por otro lado, te verás apurado, dispararás 2 ó 3 fotos rápidamente y de cualquier forma y proseguirás tu camino para que los tuyos no se desesperen. Créeme, una perfecta sesión de fotografía de flores requiere salir uno sólo o acompañado de otros fotógrafos quienes comparten la misma afición y pasión.

 

Por último te dejo aquí una galería con algunas de mis fotografías de flora y vegetación: