Fotografiar la Vida Salvaje

February 18, 2018

 

La fotografía de animales salvajes al aire libre es desafiante y gratificante. A diferencia de otros entornos más controlados, la vida salvaje es fugaz. Como la mayoría de las oportunidades duran sólo unos pocos segundos, hay poco margen para el error…

 

La paciencia, la persistencia, y un toque de suerte ciertamente son útiles, pero no son suficientes para lograr buenos resultados. Aquí tienes algunos consejos para hacer fotografía de fauna salvaje con los que aumentarán tus probabilidades de lograr buenos resultados.

1.Conocer el sujeto

 

La fotografía de fauna se trata de mucho más que detalles técnicos como la apertura y velocidad de obturación. También va más allá de la tecnología que utilicemos. Para capturar la verdadera belleza de un sujeto, es esencial entender su comportamiento.

 

Lee libros y habla con expertos en la especie de animal que vas a fotografiar. Si en tu ciudad hay algún especialista en el tema también puedes hablar con el, o pedirle consejos a través de correo electrónico. Generalmente estarán dispuestos a compartir sus conocimientos, siempre que seas respetuoso con los animales.

 

Además de investigar, el conocimiento se gana por experiencia. Con el tiempo, y a través de ensayo y error, entenderás algunas cosas, como el efecto que el clima produce en los animales.El clima más frío o la nieve puede llevarlos hacia elevaciones más bajas, donde serán más fáciles de encontrar y fotografiar. Otros fotógrafos en tu área pueden compartir esta información contigo. Los guarda parques locales y personal del parque son un excelente recurso para el aprendizaje de las actividades de los animales.

Hacer una búsqueda en Internet también te puede facilitar las cosas.

 

 

2-Espera Lo Inesperado

 

La vida silvestre no espera a que estés listo para tomar la fotografía. Tan pronto como llegues a el lugar, saca la cámara de tu mochila, enciéndela, retira la tapa del lente, y configura la exposición para la luz del ambiente. De esta manera, estás preparado para cualquier cosa que pueda cruzarse en tu camino.Si no te preparas de esta manera, te podrás perder tomas increíbles.

 

3-Trabajar la luz

 

Un gran consejo es fotografiar en las horas doradas. Esto significa levantarse temprano en la mañana y estar en el campo antes de la salida del sol, y salir por la tarde para aprovechar al máximo las últimas horas de luz solar.

La luz sobre el mediodía (sobre todo entre las 11:00 y 16:00, dependiendo del lugar) es generalmente demasiado dura. La excepción es un día nublado, cuando las nubes actúan como un soft-box gigante para filtrar la luz uniformemente.

 

 

Dado que la fotografía es todo acerca de la luz, lo que necesitas saber es cómo utilizar la luz para tu beneficio. A menudo te puedes encontrar en una posición en la que la luz no es lo ideal, o la luz está bien, pero en la dirección equivocada.

 

No siempre estarás en condiciones de moverte a un lugar mejor. La buena noticia es que la luz en la dirección equivocada puede añadir un efecto especial a la imagen. Todo es cuestión de saber adaptarse.

 

 

4-Ser lo más discreto posible

 

La única manera de captar con precisión el comportamiento auténtico de los animales salvajes es no ser una distracción. Actúa en silencio, mézclate con el entorno y observa pacientemente. Ten cuidado con los ruidos de la cámara y los flashes que pueden perjudicar tu capacidad de ser discreto. Tienes que ser como un Ninja. Cuanto más sigiloso seas, mejor serán tus posibilidades.

 

 

 

5-Sigue un código ético

 

Es importante tener la actitud correcta a la hora de fotografiar la fauna. Cuanto más conoces la Naturaleza más aprender a amarla y cuanto más la amas más la quieres proteger. Es importante seguir un código ético que garantice la seguridad y el bienestar de los animales a la hora de fotografiarlos. No tiene sentido hacer una foto en favor de la protección de una especie si para conseguirla tenemos que perturbarlo.

 

Es importante mantenerse a cierta distancia y no intervenir en la escena. Tratar de ser lo menos visible para que los animales no se estresen. Igual de importante es no dejar rastro o restos de comida ya que esto puede afectar a su entorno y su dieta. Como ejemplo os dejo aquí el código ético por el que se rige AEFONA, la Asociación Española de Fotografos de Naturaleza, es un buen ejemplo de pautas que podemos seguir a la hora de fotografiar la fauna:

 

https://www.aefona.org/asociacion/documentos/

 

 

 

6-No te olvides del entorno

 

No es bueno fotografiar sólo con focales largas todo el tiempo, donde el marco esté lleno sólo con el sujeto. Necesitas mostrar el entorno. Retrocede y usa lentes gran angular para dar a los espectadores una sensación de dónde viven los animales, esto puede poner un poco de contexto y ayudar a mejorar la composición de la fotografía.

 

 

7-Aprende a ser paciente

 

Probáblemente la mayor cualidad necesaria en la fotografía de fauna es la paciencia. Los animales son esquivos por naturaleza (salvo ciertas especies que ya están acostumbradas al contacto humano) y esto hace que estén alerta ante cualquier posible amenaza, así que verlos no siempre es fácil. Es común en la fotografía de fauna tener que esperar durante horas, a veces semanas e incluso en ocasiones meses para poder encontrar la fotografía deseada. Para esto es bueno conocer los hábitos de los animales, si son diurnos o nocturnos, cuando y dónde se alimentan etc... Si aprendemos a ser pacientes conseguiremos la imágen que buscamos.

 

 

 

8-Capta la ternura

 

La Naturaleza está lleno de momentos hermosos y si sabemos buscarlos y ser pacientes encontraremos imágenes de lo más conmovedoras. Es importante buscar imágenes que más allá de ser meramente descriptivas traten de despertar emociones en el espectador. Algo con lo que se puedan sentir identificados como son los actos de protección e instintos maternales del mundo animal.

 

 

 

9-Prueba ángulos imposibles

 

Intenta encontrar maneras diferentes de fotografiar a los sujetos. Está muy bien hacer una fotografía descriptiva que muestre al animal pero probablemente se parezca a otras miles de imágenes hechas antes. Si lo llevamos un poco más allá y buscamos nuevos ángulos, composiciones, etc. conseguiremos darle a la imagen un toque de frescura y originalidad y le daremos un valor diferenciador que la hará destacar entre tantas otras. 

 

 

 

 

10-Busca la mirada

 

Dicen que los ojos son el espejo del alma. En el caso de algunos animales como los primates por ejemplo las expresiones son tan parecidas a las del ser humano que somos capaces de reconocernos en ellos. Capturar la mirada de un animal puede hacer que le dotemos de personalidad (aunque sea una cualidad humana) y de esta manera generar emociones en la mente del espectador. Desde una mirada tierna de un oso pardo cuidando de sus oseznos hasta la fría y vacía mirada de un tiburón blanco.

 

 

 

 

11-Busca el arte

 

Existe la falsa creencia de que la fotografía de vida salvaje es más una fotografía documental y que carece del componente artístico necesario para ser reconocido como tal. Lejos de ser cierto, las fotografía de vida salvaje y el arte no sólo no están reñidos si no que precisamente en la naturaleza y el mundo animal podemos encontrar infinidad de elementos que doten a nuestras fotografías de ese aspecto más estético, desde recursos como desenfoques, contrastes cromáticos o barridos de movimiento hasta la búsqueda de formas abstractas o patrones. 

 

 

12-Aprende a mirar en pequeño

 

A veces estamos tan acostumbrados a mirar como un ser humano que nos olvidamos de los detalles más insignificantes nos pasan desapercibidos. Existe todo un mundo en miniatura donde es posible encontrar imágenes espectaculares y gracias a técnicas como la fotografía macro podemos plasmarlo. Es una disciplina muy técnica y lleva un tiempo aprender a dominarla bien pero si hacemos el ejercicio de aprender a mirar en pequeño y comprender como se comporta la lente a tan cortas distancias los resultados nos sorprenderán

 

 

 

 

13-¡Disfruta!

 

Yo siempre digo que lo mejor de fotografiar la Naturaleza es el poder estar en contacto con ella y sentir estos momentos y experiencias tan únicos. Incluso aunque no consigas la imagen que buscabas en un principio, no te olvides de disfrutar la experiencia. El hecho de subir una montaña, esperar bajo la lluvia y el frío o tener delante un rojo y espectacular atardecer ya hacen que el momento merezca muchísimo la pena. Además es muchísimo más entretenido que estar sentado frente a la pantalla del ordenador.