_DSC9090

_DSC9395

_DSC9431

_DSC9434

_DSC9084

_DSC9455

_DSC1044

_DSC9362

_DSC9408

_DSC9409

_DSC0080

_DSC9377

_DSC9322

_DSC8941

_DSC9325

_DSC9628

_DSC9301

_DSC9289

_DSC9275

_DSC9293

_DSC9269

_DSC9070

_DSC8629

_DSC9252

_DSC9234

_DSC9088

_DSC8711

_DSC9107

_DSC8925

_DSC9220

_DSC0058

_DSC8801

_DSC9208

_DSC9714

_DSC9183

_DSC9174

_DSC8770

_DSC9151

_DSC9108

_DSC9444

_DSC0095

_DSC0093

_DSC0097

_DSC8944

Budismo en Ladakh

El budismo es la religión principal en la religión de Ladakh. La mayoría de sus habitantes son de ascendencia tibetana por lo que está práctica espiritual forma un eje importante en sus vidas.

Ladakh está llena de monasterios o "gompas" por todas partes aunque generalmente suelen estar en lugares aislados o en la cima de las colinas aprovechando el propio terreno.

 

Muchos de los monjes budistas de Ladakh son iniciados desde muy jóvenes en la doctrina budista. Comienzan entre los 5 y los 7 años y básicamente su trabajo es aprender de los monjes más avanzados, leer y practicar y ayudar en las pequeñas tareas de las pujas como servir el té durante la ceremonia, tocar instrumentos e incluso disfrazarse para participar en los festivales de máscaras.


Aun así son niños, y es también de lo más normal verles jugar, trastear, patinar en el suelo helado y reír con los forasteros intentando aprender palabras en inglés. Niños normales con una infancia un tanto diferente pero no parece quitarles su juventud.

Durante el día los monjes se dedican a meditar y también realizan las conocidas puyas casi a diario. Ritos ceremoniales de una o dos horas de duración donde recitan mantras al son de las trombas y los tambores.