_DSC8597
_DSC9091
_DSC8589
_DSC8801
_DSC8731
_DSC9714
_DSC9700
_DSC9628
_DSC8770
_DSC8629
_DSC9573
_DSC9577
_DSC8557
_DSC8751
_DSC9612
_DSC9594
_DSC8800
_DSC8711
_DSC9670
_DSC8671
_DSC8630
_DSC8668
_DSC8644
_DSC8765
_DSC8625
_DSC8624
_DSC8577
_DSC8621
_DSC8578
_DSC8623
_DSC0140
_DSC1514

Ladakh

La tierra de los altos pasos

Leh, la capital de Ladakh. Este aislado valle situado a más de 3500m en el extremo noroeste de la India es el punto de unión de las dos cordilleras más altas de la Tierra. Aquí el Himalaya y el Karakorum Pakistaní se abrazan al igual que las gentes que viven bajo su sombra.

 

El pueblo Ladakhi es el último vestigio de la cultura tibetana que mientras al otro lado de la cordillera es sometida y maltratada, a este lado de las montañas lucha por preservar su modo de vida y tradiciones, lo que le ha dado a está región el sobrenombre de "El pequeño Tibet"

Esta no es la India ruidosa, sucia, bulliciosa y llena de gente. Esta es la India más pura, la más aislada y por tanto la más despoblada. Es una India de tradición budista. Una tierra árida y vacía pero de gran contraste, un inmenso desierto de altura junto a montañas de más de 6000 metros entre las cuales hay desperdigados miles de pequeños monasterios y templos en cada pueblo y aldea.

"Ladakh" significa literalmente la tierra de los altos pasos y con toda la razón. Tanto hacia el este, hacia el oeste como hacia el norte hay que atravesar altísimos puertos de montaña para poder salir del valle. El paso de Khardung-La alcanza su cima con sus 5.359m de altitud convirtiéndose así en la carretera rodada a más altitud del mundo.